sábado, 6 de agosto de 2011

MI HOMENAJE PÓSTUMO A ELISEO ALBERTO, poeta cubano fallecido el 31 de julio.


¡Nomás a ti se te  ocurrió morirte por falta de un riñón!
Cuando hay en  el mundo tantos riñones no deseados
que  hubieran dado todo por   llegar a tu  cuerpo
a trabajar sin salario,  para  dejarte  libre de toxinas.
Tan sencillo, después de  tres años de esperar,
con un riñón cualquiera habrías  continuado contagiándonos
de tu exilio, de tu buen humor, de tu nostalgia indecisa.
Para nosotros seguir creyendo como siempre
que el desamor mata la poesía,  que la palabra
 exorciza cualquier demonio antipatriota.
¡Pero te fuiste a morir así como así, por falta de un riñón!
“Paro cardiorrespiratorio” dijeron los médicos tratantes.
Yo sé que fue un receso que diste a   la  esperanza
después de  once años de trabajos forzados
en la tarea  continua  de esperar.
Un solo instante, y ¡zas!   la  vida abandonó tu cuerpo,
Y hoy te nos has ido, aunque  estarás  aquí
con  nosotros, a partir de mañana, como  dijiste poco  antes de partir:
La eternidad por fin comienza un lunes, cada lunes,
cualquier lunes….
¡Feliz viaje Lichi, a la  tierra más  hermosa, la  Cuba de  tus  sueños!

2 comentarios:

  1. Gracias por tu sensible palabra, para mi es un escritor maravilloso, lo he adorado desde que conocì la novela de la eternidad por fin comienza un lunes, la màs especial de todas.

    ResponderEliminar
  2. Al contrario, gracias por tu reconocimiento a mis palabras. La poesía es el lenguaje que transmuta y hermana emociones sin reconocer lugar ni tiempo. Eliseo Alberto ha sido más poeta, creo yo, a partir de su negativa a escribir más poesía.

    ResponderEliminar