domingo, 25 de noviembre de 2012

CONTRALUZ por María del Carmen Maqueo Garza


TIEMPO DE REGALOS
Hay cosas tan poderosas, que  se  expresan en   unas cuantas palabras.
   Jeremy Bowen, editor de la BBC para Medio Oriente, en su editorial del pasado viernes 22  transcribe los cuatro deseos de una pequeña palestina,  refugiada  junto con su familia  en una escuela.  Salieron corriendo de su casa, ubicada en un vecindario aledaño a la frontera con Israel,  minutos antes de que  el caserío fuera bombardeado.
   Esta vez se ha salvado, tuvo algo qué cenar aquella noche, y fue justo en el cartón de la galleta que consumió, donde en un muy buen inglés la chiquilla de trece años plasma sus deseos:
-          Deseo detener la guerra.
-          Espero vivir una vida feliz.
-          Espero estar en paz por siempre.
-          Sueño feliz.
   Lo que el propio Bowen llama “un frágil cese al fuego” mantiene  la Franja de Gaza en la zozobra,  después de que en el primer día de la tregua entre israelíes y palestinos anunciada por Egipto, Israel atacó en un terreno considerado como neutral,   teniendo por resultado un palestino muerto y ocho heridos.
   Esta realidad geográficamente muy lejana, toca los corazones de cualquiera de nosotros, y contrasta de manera grosera con los ridículos desfiguros de  los consumidores de “primer mundo” que acudieron a  diversos almacenes norteamericanos durante el “Viernes Negro”.  Circula en youtube un video que da cuenta de ello,  la clientela en el departamento de electrónica se muestra incontenible, por lo que los cuatro o cinco empleados ponen cara de susto, y no hallan qué hacer. En cuanto aquella multitud   alcanza  el botadero en donde se hallan los teléfonos móviles surge la fiera que cada uno de ellos lleva dentro, y se empujan, se arrebatan y se gruñen los unos a los otros.  La brevedad  del video no permite saber en qué terminó aquello, y  deja a la imaginación suponer lo que haya seguido después, pero algo es cierto, después de ver  la colosal rebatinga no es de extrañar entonces que alguien saque un cuchillo para conseguir un aparatejo de aquellos, como efectivamente sucedió el pasado viernes en una tienda de electrónicos en el estado de California.
   ¿Tener el modelo más reciente? ¿Conseguirlo a medio precio? ¿Comprarlo antes que el resto de los consumidores?... Son algunas de las trampas con que el mercado gancha nuestras neuronas para llevarnos de manera bastante irreflexiva a poner en riesgo la cartera, la integridad y la vida en aquellos zafarranchos.  Es más, este año algunas tiendas adelantaron las ofertas iniciando desde el jueves por la noche, lo que resultó en que muchas familias norteamericanas  cancelaran la tradicional cena  de Acción de Gracias para correr a las tiendas.
   Mi temperamento no va con aquellas aglomeraciones donde no se puede ni respirar.  Confieso, jamás he puesto un pie en las tiendas norteamericanas durante un  viernes negro, sin embargo he recogido  muchas historias de  quienes acostumbran hacerlo año con año. Viviendo en frontera, muchas de ellas se van de campamento al estacionamiento de los centros comerciales, en preparación para entrar a las cuatro o cinco de la mañana, en cuanto abre la tienda.   La historia que más se me grabó fue la de una señora que adquirió cuarenta muñecas Barbie y tres cortadoras de césped, aún cuando no  tenía ni la más remota idea de qué iba a hacer con toda  esta mercancía.  A ese grado llega la locura colectiva propia de la ocasión.
   Curiosamente hoy que se publica este texto estamos a un mes de la Navidad, fecha en la que tradicionalmente abundan los regalos.  Yo quiero quedarme con los deseos plasmados por la chiquilla palestina en un pedazo de cartón, para hacerlos míos durante esta temporada, y contribuir en la medida de lo posible para frenar cualquier guerra en mi entorno inmediato, que se fomente la paz, y  se trabaje por cumplir los sueños de todos los niños del mundo.  Esos sueños que no aparecen en una lista de Navidad o de Reyes,  y que son simples condiciones de vida capaces de garantizar la  seguridad y el bienestar de los que están en grave riesgo a causa  de las guerras  emprendidas por ambición, o por un mal entendido deber sagrado.
   Ojalá que en estas festividades, a la par del regalo al amigo  adquiramos un obsequio  para el más desamparado.  Nada ostentoso, nada que vacíe los bolsillos, pero sí algo que llene el corazón: Una despensa, un cobertor, una camiseta, un par de guantes.   Elementos que para nosotros no representan un gasto mayor, y que para una criatura pueden significar la diferencia entre dormir o no hacerlo,  a causa del frío.
   Quede como consigna para estas fechas el mensaje plasmado en un pedazo de cartón por una pequeña palestina quien, a diferencia de otros muchos,  se  niega a dejar de creer en los  milagros.

4 comentarios:

  1. Fernando Todd Siller25 de noviembre de 2012, 07:35

    Maravilloso articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tuyo, un comentario de gran valor para mí. Gracias.

      Eliminar
  2. Excelente artículo. Es muy cierto lo que dices. Felicidades por tan bonita reflexión. Atte: Liliana Amaya Rdz.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Liliana. Siento que la petición de esta pequeña es de esos textos que nos cimbra para ubicarnos en lo verdaderamente trascendente en la vida, que tan fácilmente perdemos de vista en un mundo consumista.

    ResponderEliminar