domingo, 11 de junio de 2017

VIÑETAS por María del Carmen Maqueo Garza


Amanece: La luz se vuelve forma y color.  Los pastos quietos si acaso se mecen bajo la luna llena como queso, ahora  trasnochada que se niega a ocultarse tras la juerga.
Surge el milagro único. Como cada mañana  recuerdo que la vida es un privilegio, ante el cual estoy obligada a cumplir siendo feliz.
El cielo se regodea mirándose en el espejo del agua que corre mansa por los canales de riego.
Allá abajo en el caserío la vieja barre afanosa memorias con su escoba recién estrenada.
El perro espera paciente en la parada de camión a que sus dueños partan dejando tras ellos una gran nube de polvo como cauda.
Las fachadas, unas de ladrillo y otras blancas  se pintan de salmón con el gentil pincel de la mañana.
Yo atrapo esas formas y colores en mi corazón.  Sé que por hoy tengo todo para ser feliz.

1 comentario:

  1. Gran y poética descripción que te transporta ... Gracias, Carmelita, por tu inspiración. Un tipo de poesía bucólica

    ResponderEliminar