domingo, 1 de enero de 2017

CONFETI DE LETRAS

De un tiempo a aquí es más común oír hablar de como triunfar, de sentirnos autosuficientes, del desapego a las cosas y a las personas, de concebirnos totipotenciales, de dedicarnos más a nosotros y voltear a ver más hacia nuestras vidas.

Todo parece indicar que la entrega a los demás era esclavitud, que la renuncia a conquistas propias por dedicar un tiempo o esfuerzo a conseguir ajenas es erróneo, Hay una tendencia a hacernos reflexionar de nuestra importancia y a colocar el yo antes de cualquier otro pronombre personal.

Hay que asumir entonces, que nos teníamos olvidados, menospreciados.

¿Está en nosotros ser todo lo que soñamos ser y en nadie más?

¿Capaces de lograr todo lo que nos proponemos?

¿Será que ser humildes y reconocer nuestras equivocaciones, limitaciones y dependencias nos hacen seres humanos mediocres?

¿Habrá pasado de moda reconocer que necesitamos de los demás, y que eso no es sinónimo de debilidad?

¿Es entonces el mayor logro en la vida, ufanarse de triunfos que estimamos no le debemos a nadie? No sé si de verdad alguien pueda llegar a considerar que sin fe en la humanidad,en Dios, en el amor puede salir adelante tan solo con sus propios recursos.

Me cuesta pensar que este planeta se convierta en un mundo de ególatras que se aíslan e ignoran a todo aquel que ha sido o es parte de su vida y que juegan en ella un papel de mayor o menor importancia, o que quizá han estado detrás del escenario, pero siendo siempre partícipes de su historia.

Tan gratificante es dar, como recibir, la humildad no es un valor innecesario ni que que pueda dejarse olvidado. Te necesito, me necesitas, este mundo no se vive tan solo en primera persona, hay un tú, un ellos, un nosotros. Conjuga tus verbos en todas las personas, y haz que tus logros se multipliquen y reditúen para ti y para los demás ganancias inconmensurables que serán tu mayor riqueza y la mejor inversión del tiempo que transites por esta vida.

1 comentario:

  1. Sin duda no somos seres aislados, tanto en lo que respeta a depender de otro como de los otros que dependen de uno. Pero la tensión entre el individualismo egoísta y la caridad es tan antigua como la humanidad y está en la base de nuestros peores conflictos sociales.

    ResponderEliminar